Ciudad de Soria, el corazón de la provincia

Vamos a recorrer los puntos más importantes de la capital, la ciudad de Soria. Para ello abandonaremos el coche desde primera hora de la mañana ya que estamos en una ciudad pequeñita y disponemos de tiempo más que suficiente para recorrerla a pie.

Plaza Mayor en la ciudad de Soria
Plaza Mayor en la ciudad de Soria

Mariano Granados

Empezaremos desde el corazón de la ciudad, desde la plaza de Mariano Granados. Casi recién remodelada, desde la reforma que la hizo peatonal no ofrece ningún obstáculo si viajas con carritos o personas de movilidad reducida. En ella tenemos la Oficina de Turismo, donde recogeremos un mapa e información turistica de la ciudad para crearnos nuestra ruta y no dejarnos rincones por descubrir.

Oficina de Turismo en la ciudad de Soria
Oficina de Turismo en la ciudad de Soria

Alameda de Cervantes

Desde aquí nos dirigimos hacia La Dehesa, oficialmente llamada Alameda de Cervantes, sita en el mismo lugar.

Ciudad de Soria
Alameda de Cervantes en la ciudad de Soria

Se trata del jardín de todos los sorianos por excelencia, con sus amables ardillas a las que puedes alimentar, su fauna autóctona, cientos de especies vegetales de muy diferentes partes del mundo, el Árbol de la Música, la Rosaleda, una gran pradera, fuentes…

Añadir que dentro del parque encontramos la ermita de la Soledad y un edificio nuevo que se usa de sala de exposiciones, Espacio Alameda. Si lo que queremos es tomar algo o comer, encontraremos en el centro El Kiosko y en la parte alta el restaurante Alto de la Dehesa a los que podremos entrar estupendamente.

El Rincón de Bécquer

Si salimos por la parte sur tenemos la iglesia de San Francisco de Asís, superviviente de un monasterio hoy en ruinas, cuya planta es de nave única y su altar mayor alberga un interesante retablo del siglo XVI procedente de la iglesia de San Nicolás. Detrás de este edificio encontramos el Rincón de Bécquer.

El rincón de Bécquer en Soria Capital
El rincón de Bécquer en Soria capital

Espolón

Hacia la parte norte del parque tenemos el Paseo del Espolón, al igual que Mariano Granados, desde que es únicamente peatonal nos ofrece buen pavimento y escasos obstáculos. Las montañitas de los jardines y el parque gustan especialmente a los niños además de su fuente de chorros que emanan del suelo con la que juegan y se refrescan muchos en verano

Paseo del Espolon en Soria Capital
Paseo del Espolón en Soria capital

Es en esta zona del centro donde se ubica el Museo Numantino.

Museo Numantino en Soria Capital
Museo Numantino

Las piezas más destacadas que se conservan son la pelvis de elephas antiquus (pelvis de elefante, Ambrona 400.000 b.p), el vaso de los guerreros y el vaso de los toros (Numancia  S. I a.C.), la escultura del Dios Saturno (Ríoseco de Soria S.I), la patena litúrgica (Osma, segunda mitad S. VII), la placa de Villalba (17.000 b.p), la falera (Fuentestrún, finales del S. IV), la estatua-menhir (Villar del Ala, 850 a.C), fíbulas celtibéricas variadas, entre las que destacan las del “caballito”, convertido en símbolo de la ciudad y la dovela clave con crismón (cerro del Castillo, Soria, S. XII-XIII).

—————-

La Puerta Del Río Lobos
La Puerta Del Río Lobos

—————

El Collado

Dejamos el Espolón y nos adentramos en el Collado, la calle principal y más transitada por los lugareños. Desde la Plaza Herradores hasta la Plaza Mayor nos encontraremos multitud de tiendas y bares que pueden hacer que el tiempo vuele y donde podremos comprar nuestros productos sorianos o comernos un rico torrezno.

El Collado en Soria Capital
El Collado en Soria capital

Plaza Mayor

Llegamos hasta el ayuntamiento y alli las numerosas terrazas nos invitan a disfrutar del lugar durante un buen rato.

Soria Capital
Plaza Mayor

Observando desde ellas las construcciones históricas que lo rodean como el Palacio de la Audiencia, la iglesia La Mayor o La Torre de Doña Urraca (La leyenda atribuye el encierro de Doña Urraca por parte de su esposo, Alfonso I el Batallador, entre los muros del torreón, pero no existen datos del paso de la Reina de Castilla por este edificio, que además es de construcción muy posterior).

Palacio de la Audiencia
Iglesia de la Mayor

Románico

Pero si lo que nos apetece ver es románico del bueno vamos, de ese que en Soria abunda y no defrauda a la vista, no podemos dejar de visitar San Juan de Rabanera, Santo Domingo y las ruinas de San Nicolás. Vamos hacer el chequeo de Soria sobre ruedas sobre estos monumentos.

1.IGLESIA DE SAN JUAN DE RABANERA

Al primero de ellos podemos acceder desde el Collado por la Plaza de San Esteban. Merece la pena ir para contemplar su bonito pórtico procedente de la iglesia de San Nicolás y dar una vuelta a su alrededor para disfrutar de sus elementos arquitectónicos.

San Juan de Rabanera
San Juan de Rabanera

2.SANTO DOMINGO

Seguimos con nuestra ruta y ponemos rumbo en dirección opuesta, atravesamos el Collado para subir hasta Santo Domingo, referente por antonomasia del románico de la capital. Es difícil acreditar su origen pero históricamente se habla de que a comienzos del siglo XII se erigió en este lugar una modesta iglesia románica, de la que sólo se conserva la actual torre dedicada a Santo Tomé. Más tarde pasaría a ser centro de culto del cercano convento dominico, es entonces cuando cambia el nombre por el de Santo Domingo.

Santo Domingo
Santo Domingo

Lo más destacado de la iglesia de Santo Domingo es su espléndida fachada occidental, considerada una de las más bellas del románico español,de hecho, se declaró Monumento Histórico Artístico en 1931. Fue encargada por el rey Alfonso VIII a finales del siglo XII. La fachada es una auténtica representación de la biblia en piedra, con el fin de acercar la religión cristiana a una población, en su mayoría analfabeta.

3.RUINAS DE SAN NICOLÁS

La última iglesia de las tres citadas tiene fácil acceso desde el Collado por la Calle Real, se encuentra en estado de ruina y suele estar clausurada excepto cuando se realizan espectáculos y otras actividades como las leyendas en el Festival de las Ánimas

Ruinas de San Nicolás

Concatedral de San Pedro

Ahora nos dirigimos hacia el Duero y sus encantos no sin antes pasar por la Concatedral de San Pedro.

Tiene su origen en una primitiva Iglesia románica que en el mismo siglo de su construcción, el XII, se demolió por rústica.

Concatedral de San Pedro

La distribución en planta es propia de los monasterios románicos españoles. Pieza fundamental en ellos era el claustro. Éste es de sillería y se articula sobre podio corrido, con arquerías sobre columnas dobles interrumpidas por pilares con columnillas adosadas.

Destaca la decoración de los capiteles, vegetal por un lado, a base de acantos extraídos, palmetas y roleos enlazados, y por otro figurativa, con distintas escenas de Nuevo Testamento.

Arcos de San Juan de Duero

Por fin es hora de llegar hasta el río y el entorno que tanto inspiró a importantes personajes como Gustavo Adolfo Bécquer o Gerardo Diego y que mucho antes atrajo la atención de los maestros templarios, la Orden de los Hospitalarios e incluso de un célebre ermitaño llamado Saturio. Empezamos nuestro recorrido por el Monasterio y los originales Arcos de San Juan de Duero (gratuito el fin de semana y de pago entre semana). Lo podemos recorrer por un suelo de hierba y tierra bastante compacta para luego acceder a la iglesia.

San Juan de Duero

Paseo de San Polo

Después de este descubrimiento queremos conocer la famosa ermita de San Saturio, patrón de la capital. Cruzamos la carretera N-234 y llegamos hasta San Polo, finca privada hoy en día y que fue un monasterio de la Orden del Temple que guardaba el acceso a la ciudad.

San Polo, cara Sur

Nos llama la atención el paseo de vegetación y el pequeño pasadizo (abierto en el s.XVI) que tendremos que atravesar para seguir nuestro camino. Hasta llegar al templo del santo eremita hay un generoso trayecto a orillas del Duero.

San Polo, cara norte

San Saturio

Alcanzamos nuestro destino, y esta preciosa Ermita ya llama nuestra atención (y todavía no hemos entrado) y esque allá por el siglo VI, San Saturio eligió una cueva para instalarse enclavada en un paraje de belleza sin igual y de escarpadas rocas.

Acoge en su interior unas impresionantes pinturas al fresco que narran la vida de San Saturio, hijo de una noble familia del siglo V y que fue canonizado por entregar todos sus bienes a los más necesitados y retirarse luego a una vida de anacoreta.

Capilla de San Saturio

Terminada nuestra visita nos disponemos a volver a la capital por el otro lado de la orilla atravesando el puente de los enamorados lleno de candados y promesas. En nuestro camino de vuelta veremos a nuestra derecha lugares singulares como el puente de hierro o el islote de Sotoplaya, lugar inspirador de los artistas. En ocasiones nos encontramos pintores o músicos que van allí a echar la tarde.

El Castillo

Durante la Guerra de la Independencia el general Durán lo recupera de manos francesas pero ordena la demolición de la fortaleza y las murallas para evitar que volviese a caer en poder de otros enemigos.

Después de la guerra todo el recinto quedó deshauciado.

Restos del Castillo

Actualmente se ubica dentro del parque al que le da nombre, encontrándose alrededor de él un verdadero mirador de la ciudad, un balcón privilegiado donde poder contemplar y disfrutar de las distintas vistas panorámicas: desde la zona más nueva con la Universidad y el Estadio Municipal de Los Pajaritos, pasando por las márgenes del Duero con la Ermita de San Saturio hasta la zona más monumental y céntrica de la ciudad. En este parque se encuentra también el Parador Nacional Antonio Machado y una original galería expositiva en el antiguo depósito de aguas, actualmente en desuso. La gran variedad de especies vegetales junto con sus habitantes – aves, lagartos, ardillas,…- contribuyen al deleite de cualquiera que visite este punto de zona de la ciudad.

Ciudad de Soria
Escalinata en el Parque del Castillo en la ciudad de Soria

Mirador de los Cuatro Vientos

Llega a su fin nuestro viaje por esta ciudad que viera nacer a Alfonso VIII y lo hacemos desde un lugar con unas vistas espectaculares, el Mirador de Cuatro Vientos y la ermita del Mirón. Esta última suele estar cerrada al público.

Desde el citado mirador obtendremos una bella panorámica de Soria desde las alturas.

Mirador de los Cuatro Vientos en Soria Capital
Mirador de los Cuatro Vientos en la ciudad de Soria

Desde allí alcanzarás a ver el río Duero, San Saturio, los restos de la muralla y toda la naturaleza que rodea esta urbe que, no sin dificultades, pero merece la pena visitar y es que como dice la canción… “¡Soria qué linda eres!”. Aquí terminamos nuestra visita en Soria.

Vistas a los margenes del Duero en Soria Capital
Vistas a los margenes del Duero

Gracias a nuestros amigos del periódico soriano El Día de Soria por las fotos a nuestra compañera.

LUGARES CURIOSOS DE LA PROVINCIA

No queríamos despedirnos sin antes chivaros 7 lugares fascinantes y que no esperabas encontrar en Soria.

2 respuestas a «Ciudad de Soria, el corazón de la provincia»

Deja un comentario