Protegido: Un Castillo, una experiencia única (Privado)

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Soria, pueblo a pueblo: Muriel Viejo

Muriel Viejo desde San Vicente

Donde termina la zona de Pinares que cubre los montes del Urbión, entre las provincias de Burgos y Soria, y comienza la Sierra de Cabrejas, en un valle escondido, se encuentra Muriel Viejo.

Historia

Se han encontrado rastros de la existencia de Muriel mucho antes del comienzo del siglo XI: puntas de flecha y hachas pulimentadas; monedas, trozos de cerámica y unas aras romanas. En el 1086 aparece citado en el documento. Es posible que entonces el pueblo estuviese en el cerro de San Vicente   y que fuese bajando con los años al valle. En 1796 se construyó la iglesia actual, que sustituyó a la románica y de la que se conserva la arquivolta, pinturas del retablo y esculturas medievales.

 El lavadero y el río
El lavadero y el río

Hoy en día…

Muriel Viejo puede considerarse afortunado porque tiene niños. Hace pocos años eran los suficientes para que se hubiera abierto una escuela. Ahora son menos, pero podemos presumir de la alegría de verlos por las calles.

El entorno

Son notorios los caminos y las fuentes de Muriel. Acuden de pueblos cercanos a la del pueblo pero, hay muchas más: la fuente de la Chorla, la del Moro, la de la Cuba, la del Sotillar, sin olvidar la del Hierro, situada en el paraje de la Novillas, un lugar precioso y placentero.

Paraje de Las Novillas
Paraje de Las Novillas

Los caminos de Muriel Viejo se prestan a paseos de ensueños. Cada uno debido a la variada vegetación, nos conducen a rincones especiales: las sabinas de Peñota, los robles centenarios de san Vicente, los pinos de cualquier lugar y el que conduce al abedular, el lugar mágico, que en primavera se llena de narcisos. Cercanos están los pinos singulares que piden ser abrazados.

El Abedular
El Abedular

Abrazar los árboles para llenarnos de paz y serenidad escuchando el silencio o el canto de los pájaros durante el recorrido.

Y por las noches acudir para ver las estrellas.

¡Muchas gracias a Herminda Cubilla por describirnos su pueblo y a Nuria Mateos por sus fotografías!

—————-

La Puerta Del Río Lobos
La Puerta Del Río Lobos

————-

La otra mirada: Langa de Duero

Poco esperaba escuchar en mis clases universitarias el nombre de Langa de Duero. Primero, oírselo pronunciar a mi profesora de Historia Medieval como una de las poblaciones de las que fue alcaide Rodrigo Díaz de Vivar y donde estuvo preso D.  Álvaro de Luna;  luego, a Santiago Lacuesta, en la de Historia de la Lengua Española, citando a Rafael Lapesa, como uno de los escasos vestigios de la lengua ligur en España.

Poco lo esperaba, porque para mí Langa de Duero es mirada de infancia, correrías de adolescencia, retazos de juventud y evocación nostálgica en la edad adulta, trufada de ensoñación por lo que deseas transmitir a tu hijo sobre esa tierra de Duero, alamedas, campos de mieses, montes con roquedales de caliza y vid.

No, yo no nací en Langa, pero desde mi primer año de vida he sentido sus calles, su castillo, su puente, sus gentes, como míos. Lo eran de mi padre, lo son de mi hijo.

Langa fue, es y será paseo por la orilla del río en que aprendí a nadar; puente medieval que atravesar con la bicicleta para ir a los huertos a “coger” manzanas verdes de las que disfrutar de esa acidez temprana; camino que me lleva a Castillejo de Robledo (otro pueblo de mis ancestros) para escuchar la leyenda del Cid en la bodega, a la luz de la hoguera, mientras se asan unas chuletas.

En mi mirada

Langa es, en mi mirada, rebaños de ovejas atravesando el puente mientras los chiquillos nos tapábamos la nariz en la época en que proliferaron las fiebres de Malata. Es subir a la torre altiva en su soledad de murallas perdidas a merendar y escuchar fascinada a un joven (nunca sabré si del pueblo), relatándonos a los chavales, que como muchas tardes habíamos ido a escalar el castillo, las batallas que musulmanes y cristianos protagonizaron por la zona. Es para los ojos de la memoria, escapadas al Pico “Lorca” (seguramente una ultracorrección lingüística del lugar donde se situaba la horca en que se ajusticiaba a los delincuentes cuando la torre era fortaleza) para dar esas primeras caladas prohibidas, ocultos de las miradas de nuestro mayores y oteando la ribera desde las cárcavas de caliza que lo coronan.

Langa son calles y callejas descubiertas con los ojos de la niñez que juega al plano. Es sonido de “tilines” anunciando la llegada del tren correo con las cartas de mi padre desde mi ciudad de “gata”. ¡Cómo me enfadaba de niña cuando me decían que no era langueña!

Langa es el lugar donde quedó mi padre. La tierra donde irá mi madre y el lugar donde yo espero fundirme con sus álamos, su río y su cielo de azul intenso y violetas atardeceres.

Muchas gracias a Maria del Carmen Pastor Cuevas por esta mirada diferente y por querer participar en nuestro blog.

Soria, pueblo a pueblo: Oncala

Vistas a Oncala

Para descubrir Oncala os propongo un viaje desde Soria. Tomamos dirección Arnedo, y al llegar al puerto de Oncala hacemos la primera parada. Desde el mirador alcanzamos a ver buena parte de la provincia, estamos a 1453 metros

Sin movernos podemos visitar el Acebal de Oncala, los masas de acebo más grandes de Europa están en estas Sierra.

Siguiendo el camino por la cumbre llegamos a los primeros molinos, al acercarnos descubrimos su magnitud. Las vistas son inmejorables, a un lado la vertiente del Duero y al otro la del Ebro, el pueblo de Oncala a los pies del Cayo (1709m) y al fondo los Pirineos. Volvemos a la carretera, tomamos el desvío a Oncala, entramos en “Oncala Barrio de Arriba”, ¡hemos llegado!.

Visita por el pueblo

Obligada visita a QuesOncala, quesos y embutidos con unas variedades que enganchan. Desde ahí nos dirigimos a la Iglesia, que guarda una joya en su interior, una sorprendente colección de tapices del S.XVII, tejidos en lana y seda, sobre pinturas de Rubens, la visita deja boquiabiertos a quien la ve.

Desde el patio de la Iglesia vemos la curiosa disposición del pueblo dividido por el río en dos barrios.

Nos dirigimos al Barrio de Abajo, acompañados de un curioso vía crucis. Cruzando el puente llegamos a una plaza en la que nos espera el Museo “Pastores de Oncala”. En el viajaremos con los rebaños y el zagal Millán para descubrir la trashumancia.

Otro pequeño paseo nos descubrirá la ermita y el resto del pueblo. Aquí recordaremos muchas de las escenas de la película “Total” de José Luis Cuerda.

Hay dos Ferias, una que “Todos Somos Trashumantes” donde un rebaño recorre la Cañada Real entre Soria y la Sierra. La otra es Feria del Acebo, por unos días Oncala se transforma en algo mágico e inundado de acebo. Un espíritu navideño, que culmina con el Belén viviente.

Muchas gracias a Celia Hernandez

Soria, pueblo a pueblo: Vozmediano

¡Hoy visitamos la bellísima localidad de Vozmediano! Nos encaminamos hacia el este de la provincia, concretamente hasta la Comarca del Moncayo. Muy cerca de Ágreda, entre laderas y faldas montañosas y siempre vigilado por la mirada incesante del Moncayo, nos sorprende este pequeño pueblo plagado de encantos, historia y sorpresas. Y es que Vozmediano siempre fue un lugar estratégico a lo largo de los siglos por su codiciada posición geográfica.

Historia

Su territorio ya fue habitado desde la antigüedad por la tribu celtíbera de los belos y posteriormente llegarían los romanos, visigodos y musulmanes, como al resto de la península. Pero es en la época medieval, después de la Reconquista, cuando se convertirá en una plaza muy disputada. Será entre los reinos de Castilla y Aragón pasando a formar parte de uno y otro en numerosas ocasiones.

Es en esta época cuando su imponente castillo, visible desde la lejanía, cobra una mayor importancia. Asentado sobre grandes peñascos, en su estructura se observan las distintas etapas de construcción y ampliación; el recinto exterior es romano, la torre es árabe y la muralla almenada es medieval.

Castillo de Vozmediano
Castillo de Vozmediano

Datos del castillo

El exterior está reforzado en los ángulos que afrontan la parte más accesible por una torre cuadrada en la que se abre el acceso acodado lo que permitía una mejor defensa. En el otro ángulo encontramos un torreón circular de factura posterior. Una torre de sección cuadrada actúa de contrafuerte en la mitad del lienzo de la muralla. El resto del recinto exterior no presenta torres y el muro es de menor grosor. El recinto interior es de planta rectangular y en la actualidad es utilizado como cementerio tal y como sucede en otros tantos lugares. En uno de sus extremos se encuentra la recia torre del homenaje. Lamentablemente se encuentra en estado de ruina y el año pasado uno de sus lienzos sufrió un importante desplome. Pero esto no nos desanima porque sigue siendo una construcción que merece la pena visitar.

Camino de acceso al castillo
Camino de acceso al castillo

Después de haber visto la fortaleza recorremos sus empinadas calles para descubrir su patrimonio. Llama nuestra atención la Iglesia de Nuestra Señora del Puerto y nos comentan que también podemos llegarnos hasta las ruinas de la ermita de San Sebastián en el paraje “El Santo”.  

Calles de Vozmediano

NACEDERO DEL RÍO QUEILES

Nacedero del Río Queiles
Nacedero del Río Queiles

Pero no termina aquí nuestra ruta por esta acogedora población limítrofe con la provincia de Zaragoza, hemos reservado para el final un par de curiosidades… La primera es la visita al nacimiento del río Queiles, un corto afluente del Ebro en su margen derecha. ¿Sabíais que este manantial es el segundo de Europa con más flujo de agua con más de 1500 litros de agua por segundo por término medio?. El agua surge a inmensos borbotones con mayor o menor intensidad dependiendo de la época del año (entre 2300 y 600 litros por segundo) de una sima del Moncayo.

Camino hacia el nacedero rio queiles
Camino hacia el nacedero

Es muy fácil llegar ya que una vez que dejamos el coche, todas las calles de la parte derecha de la localidad nos conducen hasta el río. Después sólo tenemos que seguir su cauce que ha sido acondicionado ante la gran afluencia de visitantes con vallas de madera.

Zona con merenderos en rio queiles. Vozmediano
Zona con merenderos

La distancia a recorrer hasta nuestro destino no es muy grande y constituye un agradable paseo entre pinos, robles, encinas, chopos, etc., que forman parte de la vegetación del lugar. Además, un cartel informativo nos ayudará a entender mejor la orografía de la zona y la formación de esta impetuosa surgencia.

Puente que atraviesa el río Queiles. Vozmediano
Puente que atraviesa el río Queiles

¿SUBE O BAJA? MISTERIO DE CUARTO MILENIO

Para finalizar, nos acercamos hasta un fenómeno que a nuestros ojos podríamos definir como paranormal, pero que seguro que tiene una explicación física. Os hablamos de la “Cuesta Mágica” ubicada en la carretera entre de San Martín del Moncayo y Vozmediano, a mitad de camino entre el cruce Vozmediano y el de la Valluenga.

Cuesta Mágica. Vozmediano
Cuesta Mágica

Se trata de una recta en la que, con el coche parado y en punto muerto, este sube la cuesta hasta tal punto que incluso gana velocidad cuanto más alta parece la cuesta. Seguramente se trate de una ilusión óptica, pero hasta Cuarto Milenio ha visitado el lugar así que ya sabes, en tu visita obligatoria a Vozmediano puedes venir a comprobarlo con tus propios ojos.

Soria, pueblo a pueblo: San Leonardo

San Leonardo

Dedicamos esta entrada a la “muy noble y leal Villa de San Leonardo” como pone en su escudo.

San Leonardo
Vistas a San Leonardo desde el Alto Corral

San Leonardo es un acogedor pueblo de la Comarca de Pinares situado al oeste de Soria, en la frontera con la provincia de Burgos. Aunque desconocemos cuando se fundó exactamente (entre los siglos X y XI) sabemos que la zona ya estuvo habitada desde la antigüedad como demuestran los restos del castro de El Arenal.

Historia

Este bonito pueblo tiene un poquito de todo y con mucho encanto. De la época medieval encontramos su arco, como puerta de entrada a la villa. Estuvo adosado a un hospital de peregrinos y es el único superviviente de sus murallas.

San Leonardo
Arco de la Villa. Foto: Ayto

Si lo que queremos es románico, también hay en el municipio, pero tendremos que trasladarnos hasta el despoblado de Arganza. Se encuentra a escasos kilómetros de allí, donde la iglesia de San Juan Bautista conserva su portada original y además nos deja ver los restos de la galería porticada. Llegó a tener hasta nueve arcadas y que hoy en día se encuentra tapiada.

—————-

La Puerta Del Río Lobos
La Puerta Del Río Lobos

—————

San Leonardo
Iglesia de San Juan Bautista en Arganza. Foto: Ayto.

Pero si hay algo que atrae la vista desde cualquier lugar, es su imponente castillo considerado como el primer castillo señorial abaluartado de España. Es un estilo utilizado en Italia y que fue inspiración de los fuertes abaluartados de las Américas. Desgraciadamente hoy se encuentra en avanzado estado de ruina. Pero merece la pena subir hasta la pequeña loma en la que se haya para recorrer sus rincones. Es un magnífico mirador para contemplar las vistas que desde allí obtenemos tanto del pueblo como de sus alrededores.

San Leonardo
Casas en la Barriada

Otra curiosidad que nos presenta este rincón de Pinares son las Casas de los Ferrones, dos viviendas construidas a mediados del siglo XVIII y principios del XIX que son una gran muestra de la arquitectura popular del País Vasco, edificadas por los ferrones provenientes de aquella región para dedicarse a trabajar el hierro.

San Leonardo
Casas de los Ferrones

___________

Palacio de Alcubilla
Palacio de Alcubilla

_____________

Turismo de calidad

Cuenta también este pueblo con un Museo Municipal, su clásico Teatro-Cine, la iglesia de San Leonardo Abad originaria del s. XVI, las ermitas de San Blas, las Angustias y la Virgen de la Vega, sus innumerables fuentes inmersas en el pinar como la fuente del Señor, la de Doña Mari, la del Tío Briones, de las Gitanas y la fuente del Pino (entre otras), esta última habitada por fantásticas criaturas que harán las delicias de los más pequeños y no tan pequeños…

En la Fuente del Pino, un bosque de Hadas y Duendes.
Fuente de Doña Mari

Festividades

Pero si lo que quieres conocer son sus festividades y su folclore, es muy rico y variado también. Empezando por las fiestas en honor a la Virgen de las Candelas y San Blas, los días 2 y 3 de febrero con sus ancestrales danzas del Paloteo y sus representaciones teatrales a cargo del grupo de teatro La Candelaria, que junto con los Capones del día 4 y Santa Águeda constituyen quizás una de las celebraciones de más arraigo popular.

Danzas del Paloteo

No desmerecen las fiestas de verano dedicadas a Santa María Magdalena entre el 21 y el 25 de julio con sus verbenas en la plaza, su desfile de carrozas, pelota a mano, corte de tronco, caldereta popular y un sinfín de actividades para todos los públicos. Tampoco nos podemos olvidar del 6 de noviembre, día de San Leonardo, de celebración algo más discreta, pero muy querido también por ser el patrón de la localidad. Asimismo, tenemos que mencionar la tradicional pingada del Mayo llevada a cabo por los mozos del pueblo el primer día de dicho mes, las Jornadas de la Matanza, sus Carnavales y eventos deportivos cada vez más importantes como la Legua de San Leonardo y el afamado Arganza Trail en sus múltiples modalidades.

Pingada del Mayo. Foto: Oscar Sala
Arganza Trail. FDMESCYL

Recordarte que estamos en tierra de Pinares, lo que significa que estamos en una magnífica zona para la proliferación de setas y hongos, por ello en octubre se celebran unas entretenidas Jornadas Micológicas en la localidad.

Recogiendo Ñíscalos

Seguro que después de este pequeño resumen se os han despertado las ganas de venir a recorrer y descubrir los encantos de esta villa serrana. Por cierto, ¿sabíais que por ella pasa un ramal del Camino de Santiago? Otro motivo más para conocerla…

Puedes seguir a su marca de turismo a través de Facebook, Twitter e Instagram.

Soria, pueblo a pueblo: Morales

Morales

Morales es un pueblo perteneciente al municipio de Berlanga de Duero. Sus habitante son conocidos con el apodo de “gatos”. Ellos han demostrado a lo largo de generaciones y en sus años de esplendor una dedicación casi en su totalidad a la agricultura y la ganadería ovina. El municipio cuenta con una zona de regadío en la vera del río Duero, conocida popularmente como monte bajero.

El pueblo situado en una zona muy salobre y aireada, rodeado de montes de enebros. Cabe destacar sus viñedos, bodegas, lagares y lagaretas, en uso en la actualidad, donde se elabora el vino de manera artesanal. Los caldos de Morales han sido reconocidos en el Primer Concurso de Vinos Caseros celebrado en noviembre de 2019.

Si hacemos un recorrido por la zona, incluida en la Ruta del Cid, es visita obligada la iglesia San Juan Bautista dedicada a la degollación de San Juan Bautista, que conserva un pórtico románico. Junto a la iglesia se encuentra el juego de pelota conocido popularmente como frontón, donde los jóvenes del lugar jugaban a mano y posteriormente con raquetas.

Foto Jose Antonio Mateo Martin

En el término de Morales, dirección a la Dehesa, se encuentra los restos del antiguo poblado celtibérico de Vadorrey. Este aparece mencionado en el Cantar de Mío Cid. Un lugar ideal para contemplar la puesta de sol entre las murallas del castillo de Gormáz y el reflejo en las aguas del río Duero.

Morales en los sentidos

En el entorno de Morales, hay que dejarse llevar por los sentidos. El olor a espliego, tomillo y romero, el sonido de los pájaros y la majestuosidad de sus árboles centenarios. En el camino, nos deslumbrará especialmente una de gran tamaño. Es conocida popularmente como “La Picota”, una sabina de más de 400 años, más de 18 metros de altura y 8.70 de base de circunferencia siendo seguramente el mejor ejemplar de toda la provincia.

Si Morales nos conquista por su belleza natural y su remanso de tranquilidad, nos seducirá aún más por sus fiestas tradicionales, que se celebran a finales de agosto, promovidas por la asociación “El Pajarón” con la colaboración de vecinos y visitantes. 

El programa de festejos incluye actividades tanto lúdicas como gastronómicas, como el concurso de tortilla, chocolate recién hecho, chorizada a las brasas y finaliza con una gran comida de hermandad donde degustar los mejores vinos autóctonos y la tradicional caldereta.

No podemos dejar Morales sin conocer sus bodegas, excavadas a mano y donde reposan los caldos de la cosecha. Es el mejor lugar donde degustarlos, bajo tierra a igual temperatura en invierno y en verano. Un sabor que llevaremos durante un tiempo en nuestro paladar pero que difícilmente lograremos fuera de este mágico lugar.

Enlaces de interés

Morales (Wikipedia)

Documental “Mi Patria Chica”

Mi Patria Chica es el título de un poema escrito en 1931 por los alumnos de la escuela de Morales, un pequeño pueblo en tierras de Berlanga de Duero. El maestro, Mariano Labadía, envió una carta a los vecinos que habían emigrado a las ciudades para que enviasen donativos o libros para aumentar la biblioteca que sólo tenía 42 ejemplares. Como obsequio, les regalaba el poema escrito por los alumnos. Este documental nos muestra, a través de sus testimonios, como era Mi Patria Chica.

Os dejamos con un vídeo que nos envia Yolanda Tenorio a la que agradecemos su interés en mostrar su pueblo.

Soria, pueblo a pueblo: Montenegro de Cameros

Panorámica de Montenegro de Cameros

El pueblo del que vengo está inundado de naturaleza pura. Pueblo soriano en tierra de Camero Nuevo, cercano también a La Rioja y sus bonitos pueblos, nos referimos a Montenegro de Cameros.

Importante pueblo en la época de la trashumancia. Paso, a través de Santa Inés, de carros y carretas en el transporte de mercancías hacia la meseta en otra época. Aún quedan restos de lo que fue este pueblo en la época antigua con su aserradero, molino, fábrica de cortinas…

Rodeado por el puerto de Santa Inés, paraje sin igual para realizar deportes de invierno como ski o rutas con raquetas. También se puede comer con los amigos en el restaurante del Punto Santa Inés. Después pasear por los bosques y realizar bonitas rutas hasta Peña Negra, la Laguna Verde, el Castillo de Vinuesa o la Laguna Negra. Y por otro lado el Puerto de Montenegro que nos lleva de nuevo a tierra riojana. Nos encontramos con sus Viniegras, con vistas impresionantes del valle y la Sierra de Urbión y Cebollera.

Bañado por varios ríos, río Mayor y río Sequillo, que con las nieves y las lluvias aumentan su ruido y que vierten sus aguas al Río Iregua.

Un pueblo esculpido en piedra

Construido con casas de piedra de mampostería y sillería. Esto hace que en verano estén sus calles y en el duro invierno mantienen el calor de los hogares.

Podemos perdernos en sus calles de piedra empinadas que nos llevan a la Ermita de San Mames. Es de estilo románico con restos de pinturas policromadas. También podemos llegar a la Iglesia de la Asunción con obras de Alonso de Sedano o al frontón de 1916 donado por Don Evaristo García de Vinuesa. 

Calles que te llevan a recorrer los  paisajes aledaños llenos de hayas, pinos, acebos,… sin salir del pueblo.

Se pueden observar animales salvajes. En un día tranquilo puedes ver pastar sin miedo a nada o ver pasear el ganado que da sustento a las familias que viven aquí.

En honor a Santa Isabel, la patrona del pueblo, se le rinden los festejos los primeros días de Julio y la feria de venta de ganado que se realiza en Septiembre nos reúne a celebrar con bailes y comidas populares.

Los colores de la naturaleza explotan según la estación en la que nos encontremos. El festival de colores empieza en primavera con el imponente verde. Pero también tenemos el brillo del verano, los ocres del otoño, el blanco de la nieve en invierno. Imposible realizar fotos que puedan explicarlo.

El silencio, la tranquilidad, la vida relajada de sus gentes, sus conversaciones en la plaza o el calor de un buen puchero delante del hogar. La sencillez de disfrutar de la vida. Así es Montenegro de cameros, esperando para ser visitado.

Muchas gracias por las fotos a Roman Soriano López, Elena Torres Ayensa, Raquel Custardoy Torres y Veronica Rocandio. Y también a La Costanilla que realizo esta pequeña oda a su pueblo.

Soria pueblo a pueblo: Guijosa

Monasterio Jerónimos

Guijosa es un pueblo de Soria que enamora, enclavado entre la ribera del Duero y la comarca de Pinares.  Sus habitantes se dedican principalmente a la agricultura y la ganadería. En primavera, los bellos campos rezuman verdor por el nacimiento del cereal. Cubriéndose en el verano del amarillo de las mieses y de los girasoles que siguen al sol, siendo el contraste espectacular. No puede faltar en el paisaje de Guijosa nuestro pinar,  los enebros y sabinas, que dan el toque de transición de la Tierra de la ribera a la de Pinares.

Tiene un poco de las dos, en él acaba la ribera con sus viñedos y frutales, con un clima más benévolo.

Característico de la la comarca de Pinares, son sus bosques de pinos, sabinas y enebros, con sus arraigadas y ancestrales costumbres.

Guijosa y sus fiestas

 Las fiestas de Guijosa se celebran el fin de semana más cercano al día 8 de Septiembre, en honor a Nuestra señora de la Natividad, de viernes a domingo. El jueves, víspera de fiestas, ya empieza el jolgorio, con diversos torneos, el tradicional volteo de campanas y pregón de fiestas. De madrugada tiene lugar la enramada de los mozos, que consiste en adornar la entrada  de la iglesia con ramas de poda, realizándose la misma al amanecer.

Empieza la fiesta y las tradiciones mandan, al comienzo de la mañana las mozas y mozos del pueblo recorren las calles pasando dianas sacando a los dormilones de cama, con el ruido de los petardos y los tradicionales gaiteros.

A continuación la Santa Misa. A lo largo de las jornadas, cualquiera que venga a las fiestas no se aburrirá, hay juegos tradicionales de la zona, como pueden ser la calva, la tanguilla, los bolos y como no, grandes partidos de pelota a mano etc. y otros más actuales.

Todos los días hay baile hasta altas horas de la madrugada.

El sábado se celebra para la cena una caldereta de cordero, que es de las mejores de la zona y el domingo procesión hasta la ermita, con el tradicional almuerzo. Son unas fiestas que no hay que perderse.

Guijosa y su entorno

    La ermita de la Virgen de la Torre

 Aunque es su nombre oficial es más conocida por los vecinos por la Ermita de la Virgen de las Viñas, tal vez por su enclave y por ser el lugar de culto en San Isidro Labrador con su tradicional bendición de campos.

Románica de planta simple de una sola nave, que data de principios del siglo XII.

____________

Palacio de Alcubilla
Palacio de Alcubilla

___________

El convento de los Jerónimos

Fue inaugurado en el año 1402 por el cardenal y obispo de Osma Don Pedro de Frías, el cual sirvió de lugar  de retiro y meditación a los monjes de la Orden de las Jerónimos. Contaba con corrales, huerta, dedicándose los mismos a transcribir cantorales, códices y libros de la época. Durante la Guerra de la Independencia fue habilitado como hospital, conservándolo la comunidad Jerónima hasta la desamortización de Mendizábal del año 1836.

Llegando en buen estado la iglesia hasta final de la guerra civil. Actualmente sólo se conserva una de sus paredes, que cerraba la parte del coro. Cabe  destacar su merendero con sus mesas y parrillas, junto a la fuente que mana del mismo suelo.

Además, recientemente se ha creado un evento en verano junto a él que consiste en una tarde de merienda y concierto.

La Torca

En una parte del municipio predomina el terreno calizo, por lo que fue propenso a la creación de simas, como es la llamada Torca de Fuencaliente. Hace de mojonera de tres pueblos Guijosa, Muñecas y Fuencaliente.

Merece la pena darse un paseo para admirar lo grande que es la oquedad, disfrutando del terreno kárstico entre un entramado de enebros y sabinas.

La Torca tiene una boca irregular de unos 30 metros de ancho y una profundidad de más de 80 metros. Con paredes muy verticales, para su descenso hay que hacerlo rapelando, siendo la primera reunión a unos 40 metros. Las paredes están llenas de musgo, piedra suelta, vegetación y mucha humedad, esto dificulta su escalada. En esa primera reunión  el terreno es inclinado con multitud de restos tanto óseos, como de basura vegetal y enseres que se han ido tirando a lo largo de los años. Seguimos descendiendo y nos encontramos una pequeña cueva dirección sur y otra cavidad más grande dirección norte que acaba en un sumidero que se va estrechando que impide progresar. Si se escucha con atención se puede oír el correr del agua al fondo del mismo.

—————-

La Puerta Del Río Lobos
La Puerta Del Río Lobos

————–

UNA RUTA CIRCULAR CON ENCANTO

Partimos desde la iglesia de Nuestra Señora de la Natividad de Guijosa. Cogemos la calle que sale de la parte trasera de  la misma, llegando al río Pilde, antes de pasar el puente, a mano izquierda podemos ver el lavadero, donde antaño los habitantes del pueblo lavaban la ropa y la lana de la esquila de las ovejas. A la derecha la antigua fuente del pueblo que servía de abrevadero y de fuente para surtir de agua a los guijosanos.

Atravesamos el puente del río Pilde, seguimos un pequeño camino, al fondo podemos apreciar el pequeño edificio de la ermita.

Al final del camino cogeremos una pista hacia la derecha, subimos una pequeña cuesta y estamos en la ermita de Nuestra Señora de las Viñas, donde tenemos una bonita vista del entorno. Seguimos la pista y llegamos a la carretera que lleva a Espeja de San Marcelino. Andamos unos 100 metros hacia la derecha y cogemos otra pista a mano izquierda, vamos en dirección al Convento de los Jerónimos.

Desde el principio de la pista se puede ver su majestuosa pared que queda en pie. Cuando lleguéis podéis apreciar el paraje y refrescaros en  su fuente que regaba parte de los huertos de los frailes.

Rumbo a la Hoz de Orillares…

Retomáis la pista y la seguís hasta el final que desemboca en otro camino, lo tomáis a la derecha.

El primer camino que os encontráis a la izquierda le seguís y vamos en dirección a la Hoz de Orillares (o Edigo). Podemos ver imponentes cortados, con multitud de oquedades y cuevas, surcado por el río Pilde. En las paredes anidan multitud de buitres que se pueden observar a cualquier hora del día.

En él los aficionados a la ornitología estarán de enhorabuena. Es debido a la cantidad de aves que se pueden observar en su entorno, destacando el buitre leonado, el alimoche, gavilanes y pájaros de menor tamaño como el petirrojo, pinzones, etc.

Seguimos ruta hacia La Torca de Fuencaliente…

Seguimos la ruta, desandamos el pequeño camino de tierra hasta la pista y la cogemos a la izquierda hasta llegar a la carretera que enlaza San Leonardo con Peñaranda de Duero.

Viramos a la derecha y a unos 300 metros cogemos la carretera con dirección a Fuencaliente.

 Subimos una pequeña loma y cogemos la segunda pista a la izquierda. Desde allí recorremos alrededor de 1km hasta ver un pequeño sendero a mano izquierda que seguiremos; nos encontramos con la Torca.

 Seguimos con la ruta volviendo a la carretera de Fuencaliente para volver por Cañicera hasta el pueblo de Guijosa.

Evitaremos la carretera y cogeremos justo el camino de enfrente para seguir nuestro camino de vuelta encontrándonos con 2 opciones en el primer kilómetro.

Si decides tomar el camino de Cañicera, a 1km más, encontrarás de nuevo un cruce de caminos y seguiremos por el de la derecha hasta llegar al pueblo.

Distancias de la ruta

Guijosa—1,1km—Ermita—1,2km—Convento—2,1km—Hoz de Orillares—5km—

La Torca—(por el camino del fronton)4,7km—Guijosa

—(por Cañicera) 6,2km—Guijosa

Muchas gracias a Jose Ramón, vecino del pueblo por hacernos estas fantásticas recomendaciones.Son muy interesantes y el entonto tiene lugares muy especiales

OTROS LUGARES DE INTERÉS A MENOS DE 30 MIN

http://www.campingriolobos.es/2019/06/20/penaranda-de-duero/
http://www.campingriolobos.es/2019/09/10/pena-lartiruela/

Soria, pueblo a pueblo: Osona

Procesión en Osona

Osona forma parte, junto con Valderrueda, del municipio de Fuentepinilla y se encuentra en la carretera que desde Berlanga de Duero lleva a Soria, antes de pasar por Quintana Redonda. 

En lo alto del pueblo destaca la iglesia de La cátedra de San Pedro en Antioquía, con una notable portada románica donde llaman la atención nueve canecillos de cabezas humanas y animales con un oso en el centro (Oso=Osona), y un tosco relieve de un peregrino.

En el interior, un retablo barroco de madera, con el nicho central dorado, ocupado por la figura sedente de San Pedro. Depositado en los museos catedralicios, un frontal de altar con los Apóstoles rodeando un Cristo en majestad formó parte de las exposiciones de Las Edades del Hombre de Ponferrada y Soria. También están en deposito las piezas de plata, entre ellas un incensario de Francisco del Bado, desconocido por los estudiosos de la platería. Otras alhajas fueron robadas por los franceses en 1808, cuando también destrozaron casas y pósito.

Desde la carretera es visible la emita de Nuestra Señora de la Asunción.

En la plaza, un frontón de ladrillo de 1902, forma parte de los edificios municipales, junto con la escuela vieja, actual Consultorio Médico. La escuela nueva, un edificio exento, con amplios ventanales al sur, fue inaugurada en 1927. La fuente, pilón y lavadero son de 1922.

Figuras importantes

Dos figuras prominentes en el mundo de la educación han nacido en Osona: Vicente Moñux, que fundaría en Siguenza el colegio de la Sagrada Familia. El otro es Gervasio Manrique, Inspector de Primera Enseñanza, impulsor de la construcción de escuelas en la provincia. Fue represaliado tras la guerra civil, el primero firme defensor de la formación religiosa de los maestros, el segundo partidario de la escuela laica. En el léxico soriano, muchas palabras fueron recogidas en Osona o pueblos cercanos por D. Gervasio.

Las fiestas dedicadas a San Antonio de Padua fueron trasladas en 1902 del 13 de junio al 13 de septiembre. Así es como quedaron así unidas a la procesión a la ermita del 14 de septiembre. Actualmente se celeban en agosto desde hace más de 10 años. Terminan con una balonada en que chicos y grandes disfrutan dando patadas en la plaza a decenas de balones de playa.

Muchas gracias a Carmelo Lafuente por dedicar su tiempo y amor a su pueblo.