San Leonardo, muy noble y leal Villa

Dedicamos esta entrada a la “muy noble y leal Villa de San Leonardo” como pone en su escudo.

San Leonardo de Yagüe. Foto. Ayto

San Leonardo es un acogedor pueblo de la Comarca de Pinares situado al oeste de Soria, en la frontera con la provincia de Burgos. Aunque desconocemos cuando se fundó exactamente (entre los siglos X y XI) sabemos que la zona ya estuvo habitada desde la antigüedad como demuestran los restos del castro de El Arenal.

Este bonito pueblo tiene un poquito de todo y con mucho encanto. De la época medieval encontramos su arco, como puerta de entrada a la villa, que estuvo adosado a un hospital de peregrinos y es el único superviviente de sus murallas.

Arco de la Villa. Foto: Ayto

Si lo que queremos es románico, también hay en el municipio, pero tendremos que trasladarnos hasta el despoblado de Arganza, a escasos kilómetros de allí, donde la iglesia de San Juan Bautista conserva su portada original y además nos deja ver los restos de la galería porticada que llegó a tener hasta nueve arcadas y que hoy en día se encuentra tapiada.

Iglesia de San Juan Bautista en Arganza. Foto: Ayto.

Pero si hay algo que atrae la vista desde cualquier lugar, es su imponente castillo considerado como el primer castillo señorial abaluartado de España, un estilo utilizado en Italia y que fue inspiración de los fuertes abaluartados de las Américas. Desgraciadamente hoy se encuentra en avanzado estado de ruina, pero merece la pena subir hasta la pequeña loma en la que se haya para recorrer sus rincones y contemplar las vistas que desde allí obtenemos tanto del pueblo como de sus alrededores.

Otra curiosidad que nos presenta este rincón de Pinares son las Casas de los Ferrones, dos viviendas construidas a mediados del siglo XVIII y principios del XIX que son una gran muestra de la arquitectura popular del País Vasco, edificadas por los ferrones provenientes de aquella región para dedicarse a trabajar el hierro.

Casas de los Ferrones. Foto: Ayto

Cuenta también este pueblo con un Museo Municipal, su clásico Teatro-Cine, la iglesia de San Leonardo Abad originaria del s. XVI, las ermitas de San Blas, las Angustias y la Virgen de la Vega, sus innumerables fuentes inmersas en el pinar como la fuente del Señor, la de Doña Mari, la del Tío Briones, de las Gitanas y la fuente del Pino (entre otras), esta última habitada por fantásticas criaturas que harán las delicias de los más pequeños y no tan pequeños…

En la Fuente del Pino, un bosque de Hadas y Duendes.

Pero si lo que quieres conocer son sus festividades y su folclore, es muy rico y variado también. Empezando por las fiestas en honor a la Virgen de las Candelas y San Blas, los días 2 y 3 de febrero con sus ancestrales danzas del Paloteo y sus representaciones teatrales a cargo del grupo de teatro La Candelaria, que junto con los Capones del día 4 y Santa Águeda constituyen quizás una de las celebraciones de más arraigo popular.

Danzas del Paloteo

No desmerecen las fiestas de verano dedicadas a Santa María Magdalena entre el 21 y el 25 de julio con sus verbenas en la plaza, su desfile de carrozas, pelota a mano, corte de tronco, caldereta popular y un sinfín de actividades para todos los públicos. Tampoco nos podemos olvidar del 6 de noviembre, día de San Leonardo, de celebración algo más discreta, pero muy querido también por ser el patrón de la localidad. Asimismo, tenemos que mencionar la tradicional pingada del Mayo llevada a cabo por los mozos del pueblo el primer día de dicho mes, las Jornadas de la Matanza, sus Carnavales y eventos deportivos cada vez más importantes como la Legua de San Leonardo y el afamado Arganza Trail en sus múltiples modalidades.

Pingada del Mayo. Foto: Oscar Sala
Arganza Trail. FDMESCYL

Recordarte que estamos en tierra de Pinares, lo que significa que estamos en una magnífica zona para la proliferación de setas y hongos, por ello en octubre se celebran unas entretenidas Jornadas Micológicas en la localidad.

Recogiendo Ñíscalos

Seguro que después de este pequeño resumen se os han despertado las ganas de venir a recorrer y descubrir los encantos de esta villa serrana. Por cierto, ¿sabíais que por ella pasa un ramal del Camino de Santiago? Otro motivo más para conocerla…

Deja un comentario