La Torca de Fuencaliente

Hoy es el turno de las profundidades de la tierra, el turno de los misterios casi insondables de la madre naturaleza, hoy es el turno de visitar la Torca de Fuencaliente, aunque no asomarnos demasiado a ella…

Según la Real Academia Española la palabra “torca” significa “depresión circular con bordes escarpados en un terreno” así que ya sabemos lo que nos vamos a encontrar, de hecho, la composición geológica del entorno, al igual que las todas las inmediaciones del Cañón del Río Lobos, hace muy común la existencia de simas formadas por el hundimiento del terreno a lo largo de millones de años. Lo que seguro que nos sorprende es su tamaño, ya que estamos hablando de un enorme agujero que se adentra en las entrañas de la tierra y que nos dejará sin palabras a nuestra llegada.

Hablemos de sus dimensiones, su gran boca tiene una anchura aproximada de 25 metros y en cuanto a su profundidad tiene más de 80, aunque su forma de embudo hace que se vaya estrechando a medida que desciende sin saber exactamente su recorrido, que sí supera los 150 metros. Al encontrarnos frente a semejante espectáculo para la vista, nos entrará una curiosidad enorme por disfrutarlo también con el oído, es decir, querremos arrojar una piedra de tamaño bastante considerable para escuchar el ruido que hace en su caída libre mientras choca con sus paredes, e intentar saber cuándo llega al fondo. Es aquí cuando nos percataremos del famoso fenómeno que rodea el lugar y es que… ¡no encontraréis ni una sola piedra! La explicación a este “expediente X” es bastante fácil de deducir, las generaciones y generaciones de curiosos que durante siglos nos hemos acercado hasta el lugar, hemos tenido la misma necesidad de arrojar un proyectil dentro de semejante oquedad para medir de oído su profundidad. Así que os regalamos un truco, deberéis coger vuestra munición mucho antes de llegar, durante el trayecto.

La Torca, como todos los lugares fantásticos y rodeados de misterio, es fuente de numerosas leyendas; entre ellas, se decía que los árabes que iban a caer en ella durante la Reconquista iban a parar a África o que fue en este paraje donde Zaida, amante del caudillo moro Almanzor, encontró su muerte al ser arrojada por él. También se contaba que, durante la Guerra de la Independencia, las tropas francesas eran atraídas hasta aquí en emboscadas para hacerlas perecer.

Gracias por leernos, si os ha gustado no os olvidéis de compartir.

Deja un comentario