CAÑÓN DEL VAL (Ágreda)

Quizá sea una de las rutas más rejuvenecidas y a la vez longevas que alberga la provincia de Soria. Y lo es porque el extremo oriental, con la frente baja hacia Aragón, acoge secretos aún por descubrir. Secretos íntimos de un descenso acompasado por los sones del río Val, que se esconde a veces bajo un seudónimo más conocido, el Queiles.

Paseo de cuento

Esta ruta de senderismo, perfectamente señalizada por el cañón del Río Val, tiene su inicio en la localidad soriana de Ágreda. El río Queiles-Val nace en los Ojillos del Parque de la Dehesa de Ágreda, cruza toda la villa, y a su salida se empieza a encajonar en los parajes a veces idílicos del Soto, Santa Lucía y el Aguillo, dejando una pequeña superficie para el cultivo de las huertas, pero al llegar al Cañón del Val, las paredes se estrechan tanto que solo la hilera de chopos y los senderistas tienen cabida.

Río Val

En sus profundos cortados se pueden avistar aves de gran tamaño como el Buitre, el Alimoche, el Águila Real o el Águila Perdicera y otras de menor tamaño como el Halcón común o el Cernícalo.

El sendero no tiene ninguna dificultad, ha sido acondicionado con escalinatas, pasamanos y puentes para salvar los obstáculos que en su día imponía el camino.

Cascada de las Truchas

Una vez alcanzada la espectacular Cascada de las Truchas podremos reponer fuerzas en una zona habilitada para el descanso.

Deja un comentario